Eco-Viajes

Haro se prepara para su Batalla del Vino

Se prevé que unas 5.000 personas se acerquen este viernes, 29 de junio, hasta los Riscos de Bilibio, en Haro (La Rioja), para participar en su tradicional batalla, en la que lucharán con unos 50.000 litros de vino.
La Batalla de Vino de Haro fue declarada Fiesta de Interés Turístico en 1965 y de Interés Turístico Nacional en 2011. En sus orígenes, en el siglo VI, los habitantes de la zona comenzaron a visitar la cueva de los Riscos de Bilibio, en la que se encontraban enterrados los restos de San Felices de Bilibio y durante siglos peregrinaron de forma desorganizada.

Después se convirtió en una romería a la ermita construida después en los Riscos de Bilibio y en honor a su patrón, San Felices. Pero uno de esos 29 de junio, y tras la misa en honor al santo, después de andar en romería el trayecto que hay del pueblo a la ermita y, en un momento dado, a algún parroquiano se le ocurrió la idea de refrescar con el vino de su bota a su vecino de mesa. Este fue el desencadenante y así comenzaron los bautizos de vino, como los llamaban entonces.

Cuando coincide con fin de semana, la cifra de asistentes asciende hasta 10.000 personas, pero este año, al celebrarse en viernes, la afluencia de público dispuesto a pelear con el vino como única arma, será menor.

A partir de las ocho de la mañana, los participantes comienzan a subir hacia los riscos, donde se celebra una misa en la ermita y, posteriormente, se inicia la batalla, que convierte el paisaje en un mar de camisetas moradas. Después, los romeros regresan a Haro para dar las tradicionales "vueltas" y asistir a las vaquillas en la plaza de toros.

Las botas de vino son las armas más utilizadas, pero también se usan sulfatadoras, porrones y cubos, aunque, desde el Ayuntamiento se pide a los participantes que mantengan la esencia de la fiesta y que respeten a los demás, ha indicado. Desde 2004 también se celebra la batalla del vino infantil.