Eco-Viajes

UN DESTINO DE CEREZOS, MANZANOS, BOSQUES Y PUEBLOS BONITOS

Escapada a Las Caderechas: el valle de los cerezos en la provincia de Burgos

Un lugar apodado como “El Valle de las Sensaciones”, a medio camino entre el austero paisaje paramero de La Lora y el Valle de Valdivielso. Un destino repleto de pintorescos pueblos de arquitectura medieval, lleno de fértiles llanuras donde crecen frutales y situado al norte de la provincia de Burgos. Se trata de Las  Caderechas, un lugar de cuento perfecto para una escapada de primavera.

Sodebur_Herrera_de_Caderechas
Sodebur_Herrera_de_Caderechas


Las Caderechas es un pequeño destino de La Bureba burgalesa, de no más de 100 kilómetros cuadrados, que tiene muchísimo que ofrecer. En primavera, Las Caderechas rezuma magia, luz y belleza, gracias a este espectáculo natural que, sumado al de sus paisajes siempre verdes y sus pueblos siempre bonitos, hacen de éste el destino perfecto para una escapada renovadora. Un lugar en el que lo fundamental es abrir bien los pulmones para respirar y los ojos para deleitar la mirada a base de campos de cerezos y manzanos.

La principal puerta de entrada a “El Valle de las Sensaciones” es Salas de Bureba, un pueblecito de abundantes casonas señoriales que bien merece una parada para mimar la vista y situarse en el mapa. Porque, si nos situamos bien y avanzamos por su carreterilla, estrecha y tranquila, nos adentraremos directamente en el corazón de este bucólico lugar.

Sodebur

La carretera nos lleva a Aguas Cándidas que, haciendo honor a su nombre, cuenta con varios manantiales que nutren de aguas claras el arroyo Vadillo. Éste es un bonito lugar para regodease en la arquitectura tradicional, ya que abundan las casas típicas de la comarca, tanto las construcciones campesinas de piedra como las elegantes casas señoriales con escudos blasonados.

Hozabejas es muy pintoresca, rodeada de bosques y árboles frutales, a los pies de la Peña Cironte y a las puertas del desfiladero del que hereda su nombre, por la estrecha y profunda hoz que antecede al pueblo. Su alargado perfil urbano todavía conserva una llamativa arquitectura popular de entramados de madera, así como restos de un acueducto del siglo XVII, que servía para conducir las aguas del arroyo Hozabejas hasta las huertas y los campos de los alrededores. Para apreciar en toda su grandeza y entender mejor el alcance del desfiladero e imaginar un poco los secretos que puede llegar a esconder (como el complejo de cuevas Las Narices), es recomendable continuar por la carretera hasta Escóbados de Abajo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En el mapa del valle otra parada imprescindible es Huéspeda, un tranquilo pueblo situado a 859 metros de altura que regala al visitante las mejores panorámicas de Las Caderechas. Indescriptible en palabras, simplemente hay que ir.

Muy cerca de allí, Madrid de las Caderechas es una pequeña aldea que permite entender el paisaje e importancia de las cresterías que protegen el valle, y que se alzan en paralelo a la carretera. Y es que la comarca le debe a ellas su excepcional microclima, al ejercer de barreras protectoras de los fríos vientos del norte, haciendo posible este fértil y bucólico lugar.

Más paisaje característico lo encontramos en Herrera, otro pueblo imprescindible para disfrutar de excelentes vistas del valle desde sus miradores. Después, la carretera se adentra en un pinar tan denso como digno de cuento, acompañándonos hasta Quintanaopio, otro lugar básico, a la sombra de El Mazo, una montaña inconfundible por su forma puntiaguda.

Quintanaopio es de nuevo un lugar donde disfrutar del patrimonio local, pues tiene una bonita iglesia de portada gótica florida que esconde en su interior un interesantísimo retablo renacentista. Siguiendo viaje, en Ojeda también el patrimonio y la historia cobran protagonismo, con sus casas de elegantes entramados medievales y, muy cerca, en lo alto de un pequeño alto, los restos de la torre de los infanzones de Ojeda vigilando…

Camino de Río Quintanilla, de nuevo el paisaje toma el protagonismo y se descubren algunos de los parajes más bellos de Las Caderechas. Ya dentro del pueblo, llama la atención de nuevo la arquitectura local, con construcciones realizadas con una bonita y dorada piedra de toba y recercas en las ventanas y las dovelas de las puertas. En sus cercanías, sobre un altozano, se eleva uno de los monumentos más destacados de Las Caderechas: la iglesia de los santos Emeterio y Celedonio, de estilo románico y con una peculiar espadaña sobre el arco triunfal. En su interior, dos tesoros: unas pinturas murales que representan la bóveda celestial estrellada, ejecutadas con el estilo propio del arte rural de transición entre el románico y el gótico, y una valiosa pila bautismal.

Valle de Caderechas_frutales

A continuación, camino hacia Rucandio de nuevo el paisaje habla, dibujando los imponentes verticales paredones del Portillo del Infierno, donde discurre un viejo camino por el que transitaban antiguamente los arrieros de Las Caderechas y que ahora resulta perfecto para practicar senderismo. En cuanto al pueblo, mantiene todo el encanto de núcleo medieval, con una arquitectura popular caracterizada por el uso de piedra en las plantas bajas y entramados verticales de madera. Casi todas las construcciones son altas, con dos o tres plantas, por la necesidad desde antiguo de contar con amplios espacios para almacenar la abundante fruta que se viene produciendo en el valle desde hace siglos.

Ya de camino a la salida del valle, Cantabrana es otra curiosa parada: de nuevo bonitas casas con entramados y casonas señoriales de amplios aleros, así como una iglesia del siglo XVII con un retablo mayor dedicado al Apóstol Santiago. Y, como novedad, varias bodegas subterráneas en las que se guardaba el chacolí procedente de las viñas de los alrededores. La puerta de salida del valle sería Terminón, cuyo nombre derivaría de Terminus, dios romano de las fronteras, pues ésta fue tierra de frontera para de las legiones romanas, así como lugar de paso de algunas de las importantes calzadas del Imperio.

Sodebur_ Salas de Bureba - Rojo cerezo

Otra experiencia fundamental en “El valle de las Sensaciones” es la de caminar y dejarse llevar, a pie, por el estrecho contacto con un entorno de exultante belleza. Una de las rutas de senderismo más recomendadas es “Las Canales de Madrid”: un recorrido de dificultad baja, de 17 kilómetros. Con salida y llegada en el pueblo de Rucandio, esta ruta permite disfrutar de cerca de los campos de cerezos, pero también adentrarse en los bosques de pinos y quejigos y sorprenderse con el paisaje de páramos y cortados rocosos circundantes. Todo ello en solo 17 kilómetros de ruta: un pequeño dato de todos los tesoros que encierra este “Valle de Las Sensaciones”.