Eco-Viajes

Reus, la cuna de Antoni Gaudí

Antoni Gaudí nació en Reus, la capital del Camp de Tarragona. Y aunque la ciudad sólo conserva la memoria de su nacimiento aquí podrás encontrar uno de los más representativos conjuntos urbanos del novecentismo y, también, un espacio donde descubrir todas las argucias arquitectónicas del genial arquitecto: el Gaudi Centre.

Exterior del Gaudí Centre
Exterior del Gaudí Centre

Reus tiene aeropuerto y, en su tira y afloja con Tarragona cuando la alta velocidad ferroviaria unió Madrid con Barcelona, consiguió que la estación tarraconense quedara equidistante de ambas ciudades. En tierra de nadie. La estación se llama “Camp de Tarragona”. Y Reus, por historia y capacidad económica, es la capital del Camp. Una ciudad con un patrimonio cultural y arquitectónico que la sitúa entre las más importantes de toda Cataluña y que hará tus delicias. Gaudí Centre

La pujanza comercial e industrial de Reus se desarrolló entre los siglos XVIII y XIX. En el primero de ellos, gracias al comercio textil y, sobre todo, del aguardiente, alcanzó una gran proyección internacional, siendo el lugar donde se decidía la cotización de este último producto a nivel mundial y compartiendo influencia con París y Londres. Su crecimiento demográfico y urbano la convirtió en la segunda ciudad catalana. Y a finales del XIX, fruto de esa riqueza, transformó su aspecto urbano merced a la construcción de numerosos edificios civiles de factura modernista. Y en Reus nació el gran representante del modernismo catalán, el genial Antoni Gaudí. Eso sí, no esperes encontrar en la ciudad obras del estilo de las que le hicieron universal: el modernismo que imperó en la Cataluña de finales del XIX y comienzos del XX compartió espacio con el novecentismo, un estilo bastante sobrio en sus fachadas, que abunda en la capital del Camp tarraconense.

Ruta modernista. Son casi ochenta los edificios modernistas diseminados por Reus. El ayuntamiento seleccionó los 26 más emblemáticos, los señalizó y organizó una ruta autoguiada para disfrutar de sus fachadas. Anímate a seguirla por tu cuenta. Además la Oficina de Turismo (tel. 977 01 06 70) organiza visitas guiadas todos los sábados (9 €) que incluyen la entrada en dos de los edificios más emblemáticos: el Instituto Psiquiátrico Pere Mata, principal obra de Lluís Domènech i Montaner –considerado el gran representante del novecentismo- en Reus. Y también, aunque de forma opcional, la visita al interior de la Casa Navás, una residencia particular que conserva la decoración interior original (con un coste adicional de 10 €).Gaudí Centre

Secretos de arquitecto. Con todo, la visita a Reus se complementa con un recorrido por el Gaudí Centre, espacio situado en uno de los conjuntos históricos más importantes de la ciudad, la Plaza del Mercadal. Abrió sus puertas en 2007 y es todo un universo de sensaciones, un moderno centro de interpretación totalmente volcado a la divulgación de la obra de Gaudí mediante maquetas interactivas, audiovisuales y escenografías. Aquí no encontrarás otra cosa que ideas: las que explican por qué Gaudí se convirtió en uno de los grandes creadores catalanes de todos los tiempos. Y es perfecto para viajar con niños. La entrada cuesta 7 € (reducida 4 €) e incluye una audioguía. No olvides acercarte, por último, hasta la escultura de Gaudí Niño, situada en la calle de San Viçenc, a dos pasos de su casa natal (que no se visita).

Si te queda tiempo aprovecha para pasear por la principal arteria comercial de Reus: las calles Monterols y Llovera. Por ellas llegarás al centro neurálgico de la ciudad, la plaza de otro de los grandes personajes que ha dado la historia de la ciudad, el General Prim. Bajo la atenta mirada de su estatua ecuestre viene y va la vida de Reus: terrazas, cafés y el edificio del Teatro Fortuny (por cierto, que el genial músico Mariano Fortuny  también era hijo de Reus y tiene otra estatua que lo recuerda al final de la calle Llovera, junto a la Plaza de la Llibertat). Abrió sus puertas en 1882 y fue uno de los principales teatros catalanes de ópera de la época.

De compras. Aprovecha en tu paseo para comprar en una de las reposterías con más tradición: la centenaria Poy (Raval de Jesús, 8. tel. 977 31 24 75). Llévate los típicos menjablancs, “campanarios” o una caja de rosas de Reus. En la Casa Rull (Sant Joan, 27) puedes disfrutar de una terraza muy animada: “El Jardín de la Casa Rull”. Y a espaldas del ayuntamiento (situado en la Pl. del Mercadal) encontrarás otra zona repleta de coquetos restaurantes y locales para picar algo: prueba en la taberna Vinatxo (Santa Anna esquina con Rosich, tel. 977 34 82 93); pide su ensalada de romesco o el crépe de setas. Otro local muy concurrido y con una buena carta de productos tradicionales es La Ferretería (Pl. La Farinera, 10): pide un vaso del vermut que ha dado fama a Reus y degusta un salteado de setas con butifarra de Cornudella o una esqueixada de bacalao.