Eco-Viajes

Sevilla desde las alturas: tres terrazas al sol de enero

¿Será cierto aquello de que las terrazas son sólo para el verano? En Eco-Viajes le buscamos los tres pies al gato del invierno sevillano. Temporada de pucheros y cuchara, hemos encontrado dos azoteas y un ingenio arquitectónico desde el que podrás apurar las horas de sol de enero en la capital hispalense.

Terraza de GastroSol Tapas
Terraza de GastroSol Tapas

Sevilla es una ciudad que vive en sus plazas, acodada en las esquinas, a pie de calle. Pero es, también, una ciudad de recoletos patios, altos muros umbríos y geometrías imposibles. Algunas de ellas nos las ofrecen las azoteas de sus edificios, reconvertidas ahora en terrazas. Nidos para la conversación y el disfrute de las panorámicas por encima de las bandadas de turistas apresurados. Terraza del Hotel Palace Sevilla

Lejos del bullicio, las terrazas-azotea sevillanas se reinventan como espacio para la confidencia y la conversación tranquila. Y son la excusa perfecta para encontrar los tímidos rayos del sol de enero. Desde Eco-Viajes te proponemos tres posibilidades:

1. Hotel Palace Sevilla (Plaza de la Encarnación, 17. Tel. 95 531 09 09): para los amantes de los cócteles, ubicado en la azotea de este elegante cuatro estrellas situado en una de las plazas abiertas más populares de la ciudad, la de la Encarnación.

2. GastroSol Tapas (Metropol Parasol). Polémicas a un lado, la espectacular construcción de madera ideada por el arquitecto Jürgen Mayer para ocupar el renovado espacio del mercado de abastos situado en la plaza de la Encarnación es, a día de hoy, de obligada visita para disfrutar de unas panorámicas únicas de la capital del Guadalquivir. En la parte alta del edificio se sitúa la terraza del GastroSol Tapas, con una terracita ideal para degustar suculentas minipropuestas culinarias (¡cómo no en Sevilla!) o algún combinado en las horas nocturnas. Tranquila y exclusiva.

Terraza del hotel Palacio Alcázar

3. Hotel-Palacio Alcázar (Plaza de la Alianza, 11. Tel. 95 450 21 90). Parapetado en el Barrio de Santa Cruz, casi a los pies de la Giralda pero en una recoleta placita junto a la muralla del viejo alcázar sevillano, éste exclusivo cuatro estrellas de reciente apertura ocupa la rehabilitada mansión del torero y pintor norteamericano John Fulton. La terraza está abierta al público en general y ofrece algunos platos y tapas en carta. Con todo lo más excepcional son las vistas de la Giralda al atardecer. Perfecta para tomar un café resguardados del frío de enero.