Eco-Viajes

En casi todas las familias, el menú navideño se repite cada año. En la casa de Firo Vázquez la sopa de almendras es uno de los platos protagonistas. La sopa de almendras en su familia se ha ido transmitiendo de generación en generación y Firo Vázquez la ha añadido a su carta como "Crema Chueca de almendras Marconas dulces con krispis".

Todos los años se realiza el ritual de la Nochebuena. Todos tenemos nuestras experiencias y recuerdos. En mi caso, el menú se repite cada año, el mismo menú para Nochebuena, para Navidad y para Reyes. Es el menú oficial de la Navidad.

Uno de los platos del menú es una sopa de almendras, receta de mi abuela, que ha ido transmitiéndose de generación en generación, para disfrutarla en estas fechas. Es un plato muy sencillo y realmente bueno, lleno de personalidad e infancia, donde concurren muchas vivencias, muchas evoluciones generacionales, muchos recuerdos.

La he llamado “Chueca”  en honor a mi abuela, y su tío el compositor. Los “Krispis” son por mi padre, a quien el pan le hace daño en las muelas. Mis hermanos le añadieron el azucarero en la mesa, como si de la sal se tratase. Mi madre lo amplió con pulardas rellenas y yo la incorporé en el restaurante como postre, dado su sabor dulce.

La he adaptado aumentando su densidad para servirla como crema en vez de sopa, y utilizando las almendras Marconas de esta tierra. Lo servimos todo el año, pero es en estos días cuando cobra protagonismo y justifica mi fascinación por ella. En un par de días estaré sentado con mi familia, y volveremos a disfrutar de estar juntos y observar como evolucionamos, crecemos y cambiamos en torno a nuestra Sopa de Almendras, que permanece invariable a generaciones y modas.

Os deseo una feliz Cena en Familia.


CREMA CHUECA DE ALMENDRAS MARCONAS DULCES CON KRISPIS

Ingredientes (para 4 personas):

100 gr. de almendra Marcona cruda
700 ml. de leche entera
50 gr. de azúcar
15 gr. de maizena
40 ml. de agua
5 gr. de maíz inflado y tostado

Elaboración:

1. Ponemos a hervir la leche en una olla.

2. Después trituramos las almendras con un poco de agua (no importa si quedan trozos mayores que otros, no pulverizamos).
 
3. Cuando la leche está a punto de hervir añadimos las almendras y removemos continuamente para que no se peguen.

4. En un cuenco mezclamos el azucar y la maizena con un poco de agua y se lo añadimos a la leche con almendras. Seguimos moviendo y justo cuando vaya a hervir retiramos del fuego y servimos.

5. Ponemos la crema caliente con krispis por encima. Y servimos azucar aparte.