Eco-Viajes

Firo Vázquez descubre a todos los viajeros un rincón para los amantes del marisco. El mercado de Feskekörka, en Göteborg (Suecia) es un lugar donde comprar y degustar los mariscos y pescados de la zona con una curiosa forma de iglesia.
Los mercados y las iglesias han caminado juntos a lo largo de la historia.

Allí donde había un templo, sin importar su credo, se instalaba un mercado de los productos que los feligreses ofertaban. O viceversa, allí donde se reunían para comerciar, terminaban dando gracias de forma conjunta o rezando.

En Göteborg (Suecia) hay un mercado que es una iglesia y no solo por que venden productos dignos de adorar, sino porque su estructura arquitectónica así lo parece. El mercado de Feskekörka se encuentra a orillas de la ría, cerca del casco antiguo de Haga, y hoy en día es un bonito lugar para comprar y tomar los mariscos y pescados de la zona.

Construido en 1874 simulando una iglesia, la Feskekörka (o "Catedral del Pescado") es la característica lonja interior de Göteborg y es un imán para cualquiera al que le guste el pescado y el marisco.

En este mercado se venden todos los días cantidades ingentes de productos locales. Los mariscos te los venden listos para comer, al igual que los arenques, el salmón, y otras delicias. También te venden platos combinados y bebidas.

En la entrada hay una explanada con bancos y mesas para hacer "la piti" que es como se dice en Moratalla a almorzar entre amigos.

Soy un enamorado de los mariscos y descubrir este mercado, lleno de cangrejos, patas de Chatka, quisquillas gigantes, cigalas, bocas, centollas, etc., listas para comer. Fue un delirio que casi acaba en indigestión.

Realmente el marisco, para mí, es digno de subir a los altares, al menos aquí ya tiene su propio templo y muchos devotos.

Sacrificio.