Eco-Viajes

Descubre los parajes naturales de Girona y la Costa Brava a través de las casas rurales

La Costa Brava es uno de los espacios naturales de España donde se puede disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor. 214 kilómetros de litoral repleto de pinos, acantilados y pequeñas calas escondidas donde disfrutar de las claras y nítidas aguas que bañan la costa de numerosos pueblos marineros. Con mucha historia a sus espaldas, nadie debería perderse este espacio ofrece infinidad de posibilidades donde disfrutar unos días de una escapada rural de verano donde relajarse.

Una forma de huir del ajetreo diario de las grandes ciudades y vivir la experiencia de paz que proporcionan las casas rurales en Girona al mismo tiempo que se disfruta de multitud de actividades relacionadas con el deporte, la naturaleza, la montaña o la playa.

Más del 30% de la superficie de Girona son espacios naturales, como el parque natural de Cabo de Creus, las islas Medas, los jardines botánicos o el parque natural de las Marismas del Ampurdán, donde respirar el aire puro que proporciona la naturaleza y disfrutar el clima suave y cálido propio del Mediterráneo. Si prefieres las zonas de playa donde bañarte y tomar el sol rodeado de naturaleza, puedes visitar algunas de las mejores playas de la zona, como la playa del Castell, una playa virgen en la que podrás ver restos de un poblado íbero rodeado de pinos; o la playa de Sant Pere, en la que podrás practicar numerosos deportes acuáticos en las claras aguas de esta zona.

Todos estos espacios han hecho que Girona tenga una de las mejores gastronomías del país. Las materias primas provenientes de la horticultura, la ganadería, la pesca, la agricultura y la viticultura, junto con sus antecedentes históricos han convertido a esta región en uno de los principales centros de peregrinación gastronómica del mundo. Todo esto mundialmente reconocido con las 19 estrellas Michelin que posee Girona repartidas en 15 maravillosos restaurantes.

Si prefieres disfrutar de la cultura más auténtica, en Girona podrás disfrutar de ruinas romanas y griegas, de villas medievales, castillos, monasterios, e incluso del legado artístico que dejó Salvador Dalí por toda la zona a través de pinturas, joyas e incluso de su propia casa. Aquí podrás ver su interior y percibir el rico ambiente de su espacio de trabajo rodeado de las típicas extravagancias del pintor.

A pesar de toda esta naturaleza, la Costa Brava se encuentra perfectamente comunicada con las grandes ciudades, consiguiendo así que los pequeños pueblos situados en esta zona mantengan sus tradiciones y su tranquilidad sin que esto suponga la reducción de servicios y posibilidades. A través del servicio regular de autobuses, el tren, las conexiones por carretera y el aeropuerto de Girona, se ha conseguido que la zona esté muy bien comunicada.

Por lo tanto, si eres un amante del turismo rural y estás buscando un lugar tranquilo y rodeado de naturaleza y playas, donde disfrutar de la tranquilidad y la cultura, la Costa Brava es tu destino. Y todo esto se puede visitar a través de las casas rurales que ofrece Naturaki, viviendo los entornos rurales más auténticos.